Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

propuesta

Una formación moderna con timbres de la primer época

Desde el Borde apunta a frescas versiones de tangos clásicos con enriquecimientos tímbricos mezclados con nuestras vivencias cotidianas. dados por la formación  instrumental moderna, con extractos de los Orígenes.



En el primer período del tango, convencionalmente llamado “Guardia Vieja, comprendido “a grosso modo” entre fines del 800 y el 1920, las primeras formaciones orquestales  estaban constituídas  por  3 o 4 elementos  fácilmente transportables: tradicionalmente el trío flauta, guitarra y violín. De esta manera se conforma  la orquesta  típica  criolla. A  inicios  del  siglo XX,  con los  sextetos  y  las primeras orquestas  con formaciones más numerosas  el bandoneón

sustituyó  a  la flauta y  el piano a la guitarra,  inaugurando así la formación instrumental clásica de la orquesta de tango. La guitarra encontró un lugar en un nuevo estilo de la música que nacía hacia los años, ‘30 el ¨Tango Canción¨, cuyo principal exponente es Carlos Gardel. De esta manera  tanto  la flauta  como  la guitarra  han  sido desplazados  de  las formaciones instrumentales.  Estos instrumentos  vuelven  a  la escena  con  Horacio Salgán que incluye  en sus  orquestas  la guitarra  y  la  flauta,  que  después  de  la  llegada del bandoneón fueron llamadas a silencio hasta fines del ‘900 cuando Astor Piazzolla la llevo a la luz con la obra ¨La historia del Tango¨. Luego otras figuras las han adoptado en sus formaciones, como Raul Garello y Osvaldo Piro entre  otros. 

El bajo, reemplazante natural del contrabajo, aparece en las formaciones de Eduardo Rovira, Astor  Piazzolla,  Chico  Novarro, Eladia  Blázquez y en las  formaciones de mediados  de los 60 hasta la actualidad.